martes, 16 de noviembre de 2010

JOYAS ROMANAS

Un buen amigo nos envió hace unos días el enlace a una web en la que podíamos disfrutar de una magnífica visita virtual a la Capilla Sixtina. A partir de ella descubrimos otros sitios con otras tantas maravillas de la arquitectura de la Ciudad Eterna. Las fotos "esféricas" nos permiten una contemplación probablemente más exhaustiva y detallada de la que normalmente podríamos realizar incluso en una visita real. Además cuenta con una adecuada ambientación musical que os ayudará a meteros en el ambiente. (Podéis dirigir la mirada en cualquier dirección con la ayuda del ratón, y podéis hacer zoom con la rueda o bien con los botones de la esquina inferior izquierda)

Aquí tenéis La Capilla Sixtina, con los soberbios frescos de Miguel Ángel sobre el Juicio Final y otras escenas y personajes bíblicos, además de obras de Perugino, Pinturicchio, Ghirlandaio, Botticelli y otros.

En la Basílica de San Pedro, obra en la que intervinieron arquitectos como Bramante, Miguel Ángel y Maderno, podéis desplazaros por varios puntos de vista, al igual que en las otras tres Basílicas Mayores.

El aspecto actual de la Basílica de San Juan de Letrán se lo debemos al arquitecto Francesco Borromini, y data del siglo XVII, si bien hay restos anteriores tan notables como los mosaicos del ábside y el pavimento de estilo "cosmatesco". Muchos ignoran que es esta iglesia y no San Pedro la verdadera Catedral de Roma.

La Basílica de Santa María la Mayor tiene su origen en un templo del siglo IV, y en ella podemos encontrar mosaicos del V, suelos cosmatescos del XIII, artesonados renacentistas del XVI y fachadas barrocas del XVIII.

Aunque la Basílica de San Pablo Extramuros también se origina en una construcción del siglo IV, un incendio declarado el 16 de julio de 1823 la destruyó por completo, respetando sólo el claustro. Aunque la reconstrucción mantuvo la estructura de basílica paleocristiana, el resultado dista mucho del edificio original de Teodosio.

Una sugerencia: no visitéis todos los monumentos en un solo día; tomadlo con calma, disfrutad de los pequeños detalles poco a poco. Las maravillas también pueden saturar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada